Vídeos


Artículos

¿Sabes la diferencia entre la obligación de ganar y la ilusión por jugar?

PDFImprimirE-mail Martes, 02 de Diciembre de 2014 18:28

Cuanto te enfrentas a un partido de pádel, ¿cómo lo haces? ¿Qué es lo que más tienes en cuenta? ¿Ganar? ¿Hacer tu juego? ¿Encontrar las dificultades del rival? ¿Lograr ese break decisivo? ¿Buscar la mejor manera de hacer tus golpes?... Es decir, ¿qué enfoque motivacional tienes presente cuando te enfrentas a un partido de pádel?

Los mejores jugadores son capaces de plantearse retos, de lograr "fluir" aún cuando las dificultades son máximas. Eso es lo que les hace realmente grandes: juegan casi incluso mejor cuando el resultado está en juego.

En cambio, la mayoría de jugadores, están demasiado pendientes de lo que pueden perder, del resultado, que de hacer lo que realmente pueden hacer para lograr ese ansiado resultado.

Esa es la diferencia entre un enfoque motivacional centrado en la ilusión y el reto, y en otro en el miedo a perder o en el resultado incierto.

Nuestos amigos de www.padelgood.com nos recuerdan lo importante que es tener en cuenta este aspecto, diferenciando la orientación hacia el reto ilusionante o bien hacia ese partido que se puede perder...

Puedes ver el artículo completo haciendo clíc a este enlace ¿Obligación de ganar o ilusión por jugar?.

David Peris Delcampo, diciembre de 2014.

(Fotografía tomada por Jose Baos en el Estrella Damm Castellón Open 2014)

 

Qué es y cómo aparece el estrés en el pádel

PDFImprimirE-mail Jueves, 26 de Junio de 2014 20:34

Una final de un campeonato importante de pádel. Tie break del tercero. Por un lado juegan Jose y Javier. Por otro Pablo y Juan. Jose es de esos jugadores que se crecen ante la adversidad. Le gusta ese tipo de situaciones y, según dicen “saca lo mejor”. Javier “se suma al carro” de Jose: es un jugador “seguro”, que hace lo que sabe y “no se complica la vida”. El que “arriesga es Jose”, dice. Y les va bien. Aceptan lo que eso significa y se sienten seguros con esta estrategia.

Pablo, por su parte, es un jugador de un nivel técnico exquisito que, en momentos como esos, se la “juega mucho”. Si le entra la primera bola del tie break, se la sigue jugando “hasta el final”. Si tiene el día (cosa que ocurre muy pocas veces), es muy difícil que pierda, pero si no… Es un “echao p’alante”. En cambio Juan es de aquellos que “tiene miedo a fallar” y está pendiente más del error que del posible acierto. A veces incluso que le han dicho que “tiene miedo a perder”. Ellos dicen que ambos se equilibran.

¿Cómo manejan Jose, Juan, Pablo y Javier este tipo de situaciones mentalmente muy exigentes? ¿Cómo hacen frente a una situación competitiva potencialmente estresante?

El estrés es la movilización de recursos psicológicos y fisiológicos ante una situación que percibimos como amenazante. En el pádel, cuando, por ejemplo un jugador se enfrenta a una competición (o un momento del partido) que él percibe como amenaza (cuando no se “siente seguro”, existe cierta incertidumbre respecto a lo que va a pasar, no tiene muy claro si confía realmente en sus posibilidades, se enfrenta a una situación muy importante para él…) su “cuerpo” y su “mente” hacen “algo” para hacer frente a esa situación: tensión muscular, sobreactivación, aumento de pulsaciones, nivel atencional alterado, capacidad de toma de decisiones mediatizada, quizás bloqueo mental, miedo, o incluso facilitación y mejora del rendimiento en casos en que el estrés favorece ese “estado óptimo de funcionamiento”... Sea como fuere, cuando se percibe una situación como amenazante, el jugador pone en marcha mecanismos psicológicos y fisiológicos para hacerla frente.

Generalmente, asociamos el estrés con manifestaciones fisiológicas o psicológicas negativas, que perjudican el rendimiento, aunque no es del todo así: a veces, si se manejan adecuadamente, una dosis adecuada de estrés favorece el funcionamiento deportivo. De hecho, Javier Casadesús, en un muy interesante post de Zona de Pádel del diario Sport del pasado 7 de junio de 2014, resumía tres clases de jugadores, según su criterio y experiencia en relación a cómo responden a situaciones de presión o de estrés: “los que se agarrotan y bloquean impidiéndoles desarrollar todo el potencial de su juego, los que la notan (la presión) pero les sirve para conseguir un plus de concentración y motivación que les lleva a superarse y obtener un rendimiento por encima del 100%; y los inconscientes que no notan absolutamente nada y cuyo rendimiento no suele modificarse”, decía. Sin duda (aun entendiendo que cada persona es como es y es necesario individualizar mucho el análisis del funcionamiento de cada jugador o jugadora) es una muy buena manera de explicar cómo los jugadores se enfrentan (en general) a situaciones relacionadas con el estrés en el mundo del pádel de competición.

Normalmente, el gran jugador o jugadora de pádel, ha aprendido a gestionar adecuadamente situaciones de este tipo, con ayuda o en base a un autoaprendizaje basado en su experiencia y características personales propias. Es más, en deportes psicológicamente muy exigentes como el pádel, los jugadores “top” se diferencian de los “casi top” por saber gestionar bien estos momentos (incluso consiguen mejores resultados en situaciones de máxima presión). Ante una igualdad técnica, física… la diferencia la marca el factor mental, el cómo se gestionan esos intensos momentos y cómo se rinde en situaciones de verdadero estrés. Existen pequeñas diferencias que se engrandecen (positiva o negativamente) cuando no se gestionan bien (o si) los momentos de máxima presión.

¿Cómo manejar adecuadamente situaciones de máxima presión? Existen dos aspectos a tener en cuenta para ser hábil en situaciones mentalmente exigentes relacionadas con el estrés:

-La percepción que se tiene de la situación: es decir, hasta qué punto se considera la situación como amenazante. Por ejemplo, hay jugadores que disfrutan (considerando un reto) ante una bola de partido, y otros que la afrontan con “miedo a perder”. En este segundo caso, la amenaza que se percibe es mucho mayor que en el primero. Más probabilidad de que aparezcan más respuestas negativas relacionadas con el estrés.

-Los recursos que tenga el jugador o jugadora para hacer frente a este tipo de situaciones: ¿qué estrategias utiliza y/o puede utilizar el jugador o jugadora para hacer frente a una situación potencialmente estresante? Desde control de la activación, manejo adecuado de pensamientos, objetivos ajustados y adecuados al momento… Son lo que se llaman “recursos de coping” y tienen que ver con lo que hace o puede hacer el jugador para solventar este tipo de situaciones.

Como bien decía Javier Casadesús, las características personales relacionadas con la experiencia, el aprendizaje por ensayo-error, la personalidad o forma de ser… de cada jugador se van adquiriendo con el tiempo y los grandes jugadores lo son también por aplicar adecuadas estrategias para afrontar esos momentos potencialmente estresantes.

Tanto Jose, como Javier, Pablo o Juan “hacen algo” ante una situación competitiva. Es decir, aplican estrategias de manera individualizada que hacen que su funcionamiento mental sea más o menos eficiente para este tipo de situaciones. Ahora bien, ¿les ayuda a hacer su juego? ¿Rinden a un alto nivel en este tipo de situaciones? Es decir, ¿manejan adecuadamente situaciones de presión o estrés?

Cada vez más jugadores de todos los niveles invierten en ser más hábiles manejando este tipo de situaciones. La clave está en conocer cuáles son los elementos de un buen funcionamiento psicológico o mental en este tipo de situaciones y entender que cada jugador o jugadora es único, ya dispone de estrategias, optimizar lo que ya hace y mejorar aquellos aspectos susceptibles de mejora. Todo ello con el objetivo de que, en momentos de máxima presión, juegue a su máximo nivel.

David Peris Delcampo, junio 2014

Puedes leer el artículo "Para superar situaciones de máxima tensión" pinchando aquí.

Videoconsejo: Eli Amatriain nos dice cómo jugar un tie break.

Videoconsejo: Cristian Gutiérrez nos dice cómo jugar los puntos importantes.

Videoconsejo: Cecilia Reiter nos dice cómo jugar los puntos importantes.

Videoconsejo: Hernán Auguste nos dice cómo jugar un tie break.

Videocnsejo: Alejandra Salazar nos dice cómo jugar los puntos importantes.

Videoconsejo: Matías Marina nos dice cómo jugar los puntos importantes.

 

Para rendir al máximo en situación de máxima tensión...

PDFImprimirE-mail Martes, 01 de Abril de 2014 21:39

20 de diciembre de 2013. Última jornada de la fase de grupos del primer Másters del circuito World Pádel Tour. En ese momento, Paquito Navarro y Jordi Muñoz se jugaban el pase a las semifinales ante “Los Míticos” (que “sólo” se jugaban el prestigio y la cantidad económica de la victoria) Seba Nerone y Gaby Reca. Si los españoles (Navarro-Muñoz) ganaban el partido, tenían que esperar a que Matías Díaz y Cristian Gutiérrez perdieran ante los número 1 Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín para clasificarse para semis; partido que se jugaba después.

Cuando el partido había comenzado, Roberto Alpiste y yo nos encontramos en la grada, viendo el encuentro a Severino Iezzi, entrenador de Matías Díaz y Cristian Gutiérrez. Si Paquito Navarro y Jordi Muñoz perdían, Díaz-Gutiérrez estaban clasificados para las semifinales del Máster. Si los españoles ganaban, Mati y Cristian debían ganar a los número 1 para acceder a la siguiente ronda, partido que se jugaba inmediatamente después.

Nos sentamos al lado de Severino Iezzi donde recibimos una gran lección de este gran entrenador de pádel, en directo, de cómo afrontar momentos como esos. Severino nos hablaba de la importancia de centrarse en el trabajo de uno mismo, independientemente de lo que hagan los demás. Antes de comer, nos decía (el partido se jugo un viernes por la tarde), hablaron todo el equipo y todos tenían claro cómo jugar ante los número 1, evadiéndose del partido que se jugaría antes. El planteamiento contra Juan y Bela estaba claro: ir a ganar, pasara lo que pasara. Y eso era para ellos lo importante: hacer su juego en busca de la victoria.

Nos explicó algo que tiene un gran fundamento psicológico: para funcionar bien es importante plantearse objetivos que realmente dependan de uno dejando a un lado factores que alejan del alto rendimiento (como pensar excesivamente en el resultado y en lo que hagan otros).

En directo, Severino Iezzi nos recordó (lo grabamos en video), de manera clara, varias ideas fundamentales para rendir al máximo y más en momentos intensos y de mucha presión:

- Plantearse objetivos que realmente dependen de uno.

- Buscar soluciones ante las dificultades que puedan surgir.

- Pensar en el propio juego, en lo que de verdad se puede hacer.

En momentos clave, psicológicamente muy intensos, es mucho más difícil atender a muchas cosas a la vez, por lo que es incluso más importante elegir bien a qué cosas atender. Además, la incertidumbre ante la posible consecución de un objetivo relevante genera un exceso de responsabilidad que se puede traducir en un estrés elevado que perjudica el rendimiento. Es decir, en momentos de excesiva presión, es adecuado centrarse (sabiendo además que nuestra capacidad atencional disminuye mucho) en lo que realmente depende de uno para hacer lo máximo que se pueda en cada momento, en cada partido importante, analizando el global de la situación pero haciendo lo que mejor se pueda en cada momento concreto (utilizando, además, estrategias de autorregulación para alcanzar el nivel óptimo de funcionamiento si se considera necesario).

Si estamos demasiado pendientes de aspectos que no dependen de nosotros mismos (por ejemplo viendo un partido que influye directamente en nuestra propia clasificación y le damos demasiado peso a lo que ocurre en ese partido), el hecho de “no poder hacer nada” y “no controlar” lo que ocurre, genera más tensión, más estrés… y, en definitiva peor rendimiento.

Hay situaciones realmente complicadas de manejar a nivel emocional, sobre todo cuando un deportista (o un jugador/a de pádel) se juega mucho a nivel deportivo. Una gran clave para rendir al máximo es centrarse en lo que depende de uno y hacer lo mejor que se pueda en cada momento (haciendo lo que se puede hacer). Este mensaje nos lo recordó el entrenador de Matías Díaz y Cristian Gutiérrez justo antes de jugar un gran partido contra los números 1 que, por la razón que fuera vencieron (entre otras cosas porque también son muy buenos) y se clasificaron para las semifinales del primer Másters World Pádel Tour (se clasificaron los dos).

Esta situación nos recuerda la importancia de encontrar elementos en nuestro juego que nos ayuden a funcionar bien en todos los momentos, también (y sobre todo) los más mentalmente intensos. Eso nos ayudará a hacer nuestro mejor juego y, de esta manera tener más posibilidades de ganar. Obviamente, nadie nos puede asegurar alcanzar el resultado deportivo, pero sí podemos hacer lo máximo que depende de nosotros para acercarnos lo más que podamos, en función de nuestras posibilidades reales, a ese resultado deseado.

Entrenar y preparar a los jugadores para que en todos los momentos “hagan su juego” es una gran estrategia para también “hacer su juego”, estando pendientes de lo que pueden hacer y funcionando “bien”, también en los momentos más difíciles de gestionar sobre todo a nivel mental.

Gracias, Severino Iezzi por contarnos otra gran lección.

David Peris Delcampo, abril de 2014

 

Video: Cristian Gutiérrez nos dice cómo jugar puntos importantes

Video: Matías Díaz nos dice cómo jugar un Tie Break

Video: Severino Iezzi nos dice cómo jugar partidos de mucha tensión

 

Cómo lograr el Nivel Óptimo de Funcionamiento en el Pádel

PDFImprimirE-mail Domingo, 23 de Febrero de 2014 10:57

Fernando entrena mucho para rendir al máximo nivel en torneos de pádel. Su preparación física es buena asegura, porque, además de informarse adecuadamente con libros y artículos de internet se asesora periódicamente con preparador físico especialista en pádel. Además, entrena mucho los golpes y situaciones de juego. Repite y repite las voleas, bandejas… sin olvidar el aspecto táctico. Y suele jugar con el mismo compañero con el que se lleva muy bien y se compenetran a la perfección, según han manifestado en varias ocasiones. Él dice estar preparado para jugar a lo que es su verdadera pasión: el pádel.

Y dice que rinde muy bien en la mayoría de ocasiones. Cuando juega a su máximo nivel se siente “concentrado”, con el estado de “tensión” en su justa medida y con la sensación de que las cosas le van a salir bien. Pero eso no le ocurre siempre: a veces, dice que funciona mal porque se siente como acelerado, su mente “va muy deprisa” y eso hace que le cueste controlar su juego. Pero también le pasa algo extraño: alguna vez se siente como dormido, como “que le falta algo”, como que “necesita tener una marcha más”. Y cuando eso le ocurre es cuando peor juega.

Es cierto que es necesario tener una gran preparación física, una buena alimentación, un buen material, calzado… para rendir al máximo. Pero también es que es necesario “estar bien” en el momento de la competición (sea del deporte que sea y quizás más en el pádel) para obtener el resultado deseado o, al menos (ni más ni menos) disputar al máximo cada punto. Es decir, es necesario, además de todo eso, tener “la mente en su sitio”. En el momento del partido, de la competición, es necesario estar en el “Nivel Óptimo de Funcionamiento” para alcanzar el máximo nivel de cada uno.

El Nivel Óptimo de Rendimiento o de Funcionamiento es aquél estado físico, mental… en el que el (o la) jugador/a de pádel funciona de su mejor manera. Cuando el o la deportista alcanza este estado, simplemente está compitiendo a su máximo nivel. No piensa en nada, sólo hace, siente el partido, la competición.

El Nivel Óptimo de Funcionamiento de un jugador o jugadora (en este caso desde el punto de vista individual, aún sabiendo de la importancia de saber jugar en el "equipo de dos") de pádel se da fundamentalmente cuando:

- Existen emociones facilitadoras de rendimiento: el estado emocional del deportista determina de forma directa su rendimiento en la competición. Generar emociones facilitadoras es un elemento clave en el buen funcionamiento deportivo de cada persona.

- Los pensamientos son ajustados a la realidad: antes de cada competición, en los momentos complicados, durante la misma… el deportista se “dice” cosas, se manda mensajes que pueden facilitar su funcionamiento o bien todo lo contrario. El tipo de pensamientos que se “envía” el propio deportista es un factor a controlar para obtener un óptimo funcionamiento.

- La tensión de su organismo facilita el rendimiento: tal vez se pueda entender como un “factor físico”, pero en realidad tiene que ver con el estado mental del deportista. La tensión, nivel de activación, el estrés al que se ve sometido… son factores de gran incidencia psicológica que tienen una relación directa en el rendimiento del deportista y que, muchos, entienden como “tensión”. En este caso, lo ideal es tener el nivel de tensión adecuado (ni muy alto ni muy bajo).

- El o la djugador/a sabe cuáles son sus posibilidades reales y quiere conseguir sus objetivos realistas: ajustarse a la realidad, es decir, saber dónde está uno (o una) para poder dar el máximo es lo que técnicamente se llama autoconfianza. Fomentar una buena autoconfianza hará que el deportista supere dificultades, alcance objetivos bien planteados y dé el máximo de sus posibilidades.

- Mantener un nivel de motivación adecuado: querer conseguir los objetivos, disfrutar la competición, eliminar “distracciones” limitantes con el fin de perseverar con la suficiente intensidad para lograr la meta propuesta tiene que ver con la motivación necesaria para lograr el éxito de cada uno.

- Concentrarse en aquello que es relevante: sabemos que existen múltiples estímulos del entorno que perjudican el “estar en lo que se tiene que estar”. Conocer los elementos a los que atender en cada momento y entrenarse para centrarse en ellos es otro de los factores que determinan el buen funcionamiento deportivo.

El Nivel Óptimo de Funcionamiento o de Rendimiento es ciertamente único para cada jugador de pádel, aunque sí conocemos las claves generales (en la línea de lo presentado aquí) para que cada uno llegue a ese nivel. Desde el punto de vista del entrenamiento psicológico, esto se traduce en variables psicológicas que se entrenan ajustándose a las propias características de cada persona en particular.

El Nivel Óptimo de Funcionamiento se alcanza cuando en este caso el padelista “está bien”, “siente” la competición y “simplemente compite”. El deportista puede entrenar para alcanzar este estado: sólo tiene que saber cómo hacerlo y prepararse para ello.

David Peris Delcampo, febrero 2014

 

Video: Agustín Gómez Silingo nos dice cómo lograr el nivel óptimo de funcionamiento en el pádel.

 

 

Superar las adversidades con éxito: la Resiliencia como elemento esencial en el pádel

PDFImprimirE-mail Jueves, 28 de Noviembre de 2013 21:03

La resiliencia es la capacidad de afrontar las situaciones complicadas sobreponiéndose a las adversidades e incluso saliendo fortalecido por ellas.

Hace pocos días, en un periódico digital de pádel (www.padelspain.net), una de las jugadoras más importantes de la historia del pádel mundial, Iciar Montes, contaba las dificultades que han tenido que superar (ella, su compañera Alejandra Salazar y su equipo de trabajo, Chema Montes y Curro Gómez) durante esta temporada 2013, donde se han proclamado campeonas en el último torneo femenino del año (en el Ágora de Valencia) antes del Máster, superando, además, rivales complicadas ya desde el primer partido del torneo.

Según nos cuenta Iciar en el mencionado artículo (pincha aquí para leerlo), a lo largo de la temporada han tenido que superar varias lesiones: en el brazo de Alejandra a principio de temporada, una microrrotura fibrilar de Iciar después, y una muy preocupante miocarditis de Alejandra Salazar que le hizo estar una semana en el hospital y más de un mes totalmente inactiva (con serias dudas al principio de que Ale pudiera seguir jugando). Ello significó que Iciar jugara un torneo con la otrora compañera suya Paula Eyheraguibel (llegando a semifinales) y que cambiara su posición en la pista (hasta entonces, Iciar Montes jugaba a la derecha y Alejandra Salazar de revés; a partir de ese momento, Iciar juega de revés y, cuando vuelve Alejandra pasa a jugar de derecha). Muchas dificultades y cambios a lo largo de la temporada.

Pero no sólo eso. En el Valencia International Open, disputado la semana del 6 al 10 de noviembre de 2013 tuvieron partidos duros desde el principio: en primera ronda a las número 1 argentinas (Virginia Riera y Silvana Campus), después se enfrentaron a las hasta entonces número 1 del ránking mundial (Carolina Navarro y Cecilia Reiter). En semifinales jugaron también un duro partido contra Valeria Pavón y Cata Tenorio (pareja cuatro hasta entonces) y, en la final derrotaron a las nuevas número 1 del World Pádel Tour, Patty Llaguno y Eli Amatriain. Un duro camino, con partidos difíciles que superaron con éxito.

Esta experiencia es un buen ejemplo de fuerte resiliencia y de cómo este importante concepto influye en el buen funcionamiento en el pádel. Iciar Montes y Alejandra Salazar superaron adversidades no sólo a lo largo del curso deportivo, sino también en un torneo que ganaron con muchas dificultades, demostrando una gran fortaleza mental. Este es un buen ejemplo de cómo la resiliencia es un concepto fundamental para alcanzar el éxito sobre todo en momentos duros; en el pádel y en la vida.

Como ya hemos dicho, la resiliencia aparece cuando alguien afronta las situaciones complicadas sobreponiéndose a las adversidades e incluso saliendo fortalecido de ellas. Así, una persona (también un/a jugador/a de pádel) se muestra resiliente cuando:

- Está orientado a las soluciones en lugar de a los problemas: muchas veces tenemos en mente los problemas (el punto fallado, las cosas que no salen, las dificultades para poder entrenar, falta de tiempo…) en lugar de aquello que podemos hacer para lograr objetivos (nueva estrategia, centrarse en el punto siguiente, buscar de qué manera poder entrenar…). Estar pendiente de las posibles soluciones hace que generen conductas propias que acerquen al éxito, en lugar de otras que están más cerca del fracaso.

- Mantiene la calma aún en las situaciones más adversas: en cualquier situación, funcionar de manera óptima acerca al éxito. Si, por ejemplo, ante un punto en un partido de pádel que tiene mucha carga emocional (como cuando se disputa uno que puede ser decisivo, el último) somos capaces de aplicar estrategias mentales para funcionar a nuestro mejor nivel tiene muchas opciones de lograr el éxito (es decir, cuando se compite en el nivel óptimo de funcionamiento).

- Aprende de lo que le ocurre, ya sea bueno o malo: continuamente tenemos oportunidades de crecer o bien nos estancamos. Cada vez somos un poco diferentes ¿por qué no aprender de lo que nos ocurre a través de un proceso de aprendizaje constante? ¿Por qué no ser cada vez mejores?

- Funciona a su máximo nivel en situaciones críticas: es decir, es capaz de alcanzar su estado óptimo de funcionamiento aún cuando las cosas están muy difíciles; ya sea un punto decisivo, un partido con mucha tensión, o una situación adversa que nos presenta la vida.

¿Es buena la resiliencia en el pádel? El funcionamiento mostrado por Iciar Montes, Alejandra Salazar y su equipo de trabajo nos dejan bien claro que sí. Y hay muchos otros ejemplos de ello. De hecho, ser resiliente en un partido aumenta las probabiliades de éxito: buscar soluciones, aprender de lo que ocurre, afrontar de la mejor manera las dificultades… a lo largo de un partido es crucial para tener éxito. También en otros aspectos de la vida: es obvio.

¿La resiliencia se puede entrenar en el pádel? Se habla de una personalidad resiliente cuando se plantea las situaciones de manera resiliente. Es decir, cuando se está orientado hacia las soluciones (que dependen de uno); mantiene la calma aún en situaciones adversas; aprende de lo que ocurre; funciona a su máximo nivel aún en situaciones críticas. Existe una “forma de ser” resiliente que ayuda a funcionar de esta manera, pero también hay conductas resilientes que se pueden entrenar. A través de situaciones de entrenamiento, de que el jugador o jugadora adquiera estrategias que le permitan funcionar mejor. También trabajando de manera individualizada adquiriendo habilidades adecuadas. Por medio de las instrucciones y comportamientos del entrenador…

El “factor personal” (la forma de ser, personalidad…) influye en cómo afrontamos las distintas circunstancias (también en el pádel) y eso marca nuestra manera de actuar (personalidad “resiliente”). Pero también estos aspectos se pueden incorporar al entrenamiento de pádel y se pueden mejorar desde el punto de vista personal para lograr el máximo beneficio posible de cada momento; es decir, de actuar desde la resiliencia.

El primer paso es conocer qué podemos hacer; el segundo es querer adquirir conductas resilientes; y después hacerlo.

Afortunadamente, cada vez existen más ejemplos de la importancia de la resiliencia para afrontar situaciones complicadas. Iciar Montes y su equipo, con su experiencia, nos demostró, una vez más, de la gran influencia que tiene el comportamiento resiliente tanto en la vida, como en el pádel.

David Peris Delcampo, noviembre de 2013

 

Video: Iciar Montes, durante la celabración del World Pádel Tour Valencia 2013, nos dice cómo enferntarse un partido contra un rival inferior.

Video: Alejandra Salazar, justo después de ganar la final del World Pádel Tour Valencia 2013, nos dice cómo jugar los puntos importantes.

Video: Chema Montes, durante la celabración del World Pádel Tour Valencia 2013, nos dice qué puede hacer un entrenador durante los cambios de lado en un partido de pádel.

Video: Resumen Femenina del World Pádel Tour de Valencia 2013, entre Iciar Montes y Alejandra Salazar, contra las ya nº 1 Patty Llaguno y Eli Amatriain.

 

Página 1 de 3