Vídeos


¡Empieza el Primer Másters World Pádel Tour! ¿Habrá Sorpresas?

PDFImprimirE-mail Martes, 17 de Diciembre de 2013 21:44

¡Comienza el último torneo del año! Aquél en el que se proclaman los campeones de campeones, los que logran el título de Maestros, tanto en categoría masculina, como en femenina y en junior. Es un torneo, especial y distinto, pero al fin y al cabo un torneo. ¿Quién rendirá a su mejor nivel a partir de hoy miércoles?

Cuando se compite en torneos de este tipo, con unas condiciones “normales” y sin aspectos importantes perjudiciales a tener en cuenta (es decir, cuando no hay lesiones y todos están en su nivel “normal”) ocurre lo que normalmente tiene que ocurrir. Existen pocas sorpresas, entre otras cosas por lo siguiente:

- Los jugadores se conciencian y se preparan adecuadamente para este torneo.

- Las parejas que están “arriba” en la clasificación están acostumbradas a jugar partidos de este tipo (llevan todo el año jugando las últimas rondas y es habitual que disputaran partidos.

- Cada pareja da su máximo, y cuando todos dan su máximo, ganan los que tienen que ganar.

Lo normal es que se respete el ránking cuando existen diferencias que se han marcado a lo largo de todo el año. De esta forma, sería lógico que la final masculina la jugaran Díaz-Belasteguín contra Mieres-Lima, ganando los número 1; derrotando ambos en semifinales a Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez, y a Cristian Gutiérrez y Matías Díaz. Lo lógico.

En junior, después de la superioridad mostrada en los circuitos de temporada, deberían ganar Juan Lebrón y Íñigo Zaratiegui.


¿Y en chicas? Difícil pronóstico. Ha habido mucha igualdad durante el año, por lo que lo lógico es que también existan partidos intensos y con un marcador ajustado.

Es normal que ocurra lo que tiene que ocurrir cuando existe una alta implicación en el torneo, y cuando no hay impedimentos (en forma de, por ejemplo, lesiones u otras situaciones perjudiciales), pero sólo es un torneo. Y en un torneo, los que, aparentemente no tienen opciones, sí pueden dar el máximo (quizás haciendo el “partido de su vida”) para lograr una sorpresa.

A un torneo, aún difícil, es posible la sorpresa. De ahí que, aunque se debería respetar el ránking, sigue siendo un torneo. ¿Habrá sorpresas? ¡La emoción está servida!

David Peris Delcampo, diciembre 2013


Video: Programa número 36 World Pádel Tour, resumen de la primera temporada de este circuito.