Vídeos


Jon Garcia-Ariño: "El jugador debe gestionar la emoción apoyándose en el control de sus pensamientos"

PDFImprimirE-mail Lunes, 01 de Septiembre de 2014 00:00

Jon Garcia-Ariño nació en Bilbao el 20 de diciembre de 1971. Desde muy pequeño se inició en el tenis para empezar a despuntar como jugador de pádel a principios de los años 90, consiguiendo distintos campeonatos regionales y nacionales, tomando parte en los mundiales de Toulouse 2000 y México 2002. Formado en ambas disciplinas por las respectivas federaciones nacionales –tenis y pádel- poseyendo los títulos de monitor, entrenador y árbitro. Ingeniero Técnico Industrial por la Universidad de Burgos además de Master en Coaching y Liderazgo Deportivo por el Comité Olímpico Español y la Universidad de Barcelona. Inició su andadura educativa en pista a la edad de los 16 años y desde 1999 hasta la actualidad es Profesor Titular del Equipo del Área de Docencia de la Federación Española. Así, como Entrenador, comenzó a dirigir la Selección Española de Menores desde 2005 consiguiendo los mundiales Badajoz, ese mismo año, Buenos Aires 2007 y Sevilla 2009. En Riviera Maya 2010 dirigió a la Selección Absoluta Masculina alzándose con el entorchado mundialista. De nuevo, con nuestros más pequeños, logra el Mundial de Melilla 2011, cayendo derrotado por primera vez como entrenador en Buenos Aires 2013 al obtener el Subcampeonato con la Selección Masculina, consiguiendo su octavo título mundialista con el combinado femenino, en esta ocasión. Actualmente compagina sus labores en la Dirección de Padeleku –Club de Pádel de Vitoria-Gasteiz, referente de la zona Norte de España- con las de Seleccionador Absoluto Español de Pádel, tanto en categoría masculina como femenina que disputará el próximo Mundial de Pádel en Palma de Mallorca a finales de octubre de este mismo año.

Psicologiadelpadel: Desde tu experiencia, ¿qué aspectos psicológicos o mentales hacen que el pádel sea un deporte tan apasionante?

Jon: Por las características de este nuestro deporte, desde que uno comienza a practicarlo, tiene un alto grado de satisfacción para el jugador/a, con todo lo que ello conlleva.

El pádel fomenta la sociabilidad potenciando las relaciones interpersonales. Mejora la autoestima. El jugador/a se siente satisfecho de sí mismo y de los progresos realizados, y es que la pronunciada curva de aprendizaje ayuda y mucho!

Gozo y diversión asegurada a todos los niveles que alimenta la motivación, ingrediente imprescindible para conducirnos a la acción!!

Si a todo ello le unimos que la práctica deportiva, y más en un deporte tan agradecido, ayuda a mejorar nuestra sensación de bienestar, optimizando nuestras prestaciones tanto físicas como, por supuesto, mentales, … cómo no va a ser un deporte apasionante donde los haya!!

PdP: En la competición, existen momentos psicológicamente más intensos que hacen que el pádel sea, en ocasiones, tan difícil de gestionar emocionalmente. Desde tu punto de vista, ¿cuáles son los momentos más difíciles de gestionar psicológicamente en un partido de pádel?

Jon: Son muchos y variados esos complicados momentos en los que el jugador/a debe gestionar la emoción apoyándose en el control de sus pensamientos para que la acción que ello conlleva sea la adecuada. Por enumerar algunos, particularmente me gustan ya que son cuando menos trabajables, tenemos los siguientes:

-El lenguaje (ojo, verbal o gestual) utilizado por tu compañero/a que muchas veces no saca lo mejor de uno/a mismo/a, y actúa como una flecha que acierta directamente en el centro de nuestro corazón.

-El discurso interno que cada jugador/a mantiene con su saboteador que limita su rendimiento deportivo. Por ejemplo, a la hora de cerrar un partido, cuando no salen las cosas, cuando se empieza a no controlar el partido, cuando el contrario te hace pensar, cuando sientes molestias o te lesionas, …

-Decisiones arbitrales conflictivas o desacuerdos con la pareja contraria.

-Situaciones o competiciones de carácter aislado (mundiales principalmente) donde algunas de las emociones que afloran nunca han sido vividas ni sentidas por los/as protagonistas.

PdP: ¿Cuáles son, desde tu punto de vista, las características psicológicas o mentales de un buen jugador o jugadora de pádel que participe en una selección como la española?

Jon: Las principales características que intento buscar desde el punto de vista psicológico son:

-Resiliencia, que es la capacidad del jugador/a de asumir con flexibilidad situaciones límite, y lo que es más importante, sobreponerse a ellas!

-De gran rendimiento competitivo en situaciones de máxima presión.

-De gran capacidad de concentración y control de la atención.

-Que el control del estrés los lleven integrado de serie.

-Y, aunque no sean exactamente características psicológicas, buscamos jugadores/as referencia para todos, en especial, para nuestros más pequeños, donde la humildad, el servicio al equipo y la afinidad con los valores del deporte, sean nuestra bandera.

PdP: ¿De qué manera un seleccionador puede hacer que sus jugadores rindan a su máximo nivel, teniendo en cuenta la competencia interna que existe entre ellos por disputar los distintos partidos?

Jon: Hay que hacer entender a todos/as y cada uno/a de los/as integrantes del equipo que las distintas variables de formación y decisiones finales de alineación son en beneficio de todos/as sus integrantes.

Ello directamente generará tranquilidad (evitando la sobre presión) y compromiso para los titulares, respetando la decisión los suplentes, generando ese imprescindible ambiente de equipo que hace multiplicar exponencialmente el rendimiento deportivo final de todos sus componentes.

Buena demostración de ello tuvimos la oportunidad de vivir en la final del mundial de Riviera Maya en el 2010, donde un suplente como Raúl Arias respetó la decisión y fue pieza indispensable en hacer “volar” al resto de nuestra selección. Desde aquí mi reconocimiento.

PdP: ¿Qué características sobre todo psicológicas debe de tener un buen seleccionador de pádel? (o también “capitán” de un equipo de un club, por ejemplo).

Jon: Destacaría como más importantes las siguientes:

-Capacidad de liderazgo y aplicación de sus diferentes versiones en el momento adecuado.

-Comunicador y con gran habilidad social.

-De mente abierta y que emane energía positiva.

-Apasionado, que contagie su energía y que conecte con los suyos.

-Que tenga presencia, que escuche a los suyos y esté a su servicio.

-Mediador, paciente, motivador, empático, agradecido, alegre, optimista, cercano, accesible, consciente, deportivo, …

Bueno, vamos a parar que son muchas y quiero muchos buenos capitanes en los clubes! Ah, y recordarles que el impacto de cualquiera de sus acciones en los que le rodean es enorme!

PdP: ¿Qué papel tienen los padres en el pádel de menores?

Jon: Aunque parezca una perogrullada, su papel es fundamental en todos los sentidos.

Los mayores debemos ser ejemplo para nuestros más pequeños. Qué mejor ejemplo para un menor que tener un padre/madre/tutor comprometido, trabajador, educado, servicial, … el hijo/a únicamente reproducirá lo que ve en casa, generando una serie de hábitos que con el tiempo forjarán su carácter y ojo que este último será timón de su destino!

PdP: En menores, ¿qué aspectos se deberían de trabajar para crear grandes deportistas y grandes personas del futuro? ¿Ambos aspectos están relacionados?

Jon: Para crear a un gran deportista, trabajaría particularmente con los actores principales que influyen directamente en la formación del deportista.

El triángulo jugador/a – padre/madre/tutor/a – entrenador/a debiera ser una máquina perfectamente engrasada con una alta definición de funciones, con un elevado grado de confianza entre las partes, trabajando de forma armónica para la consecución de objetivos exigentes pero alcanzables, medibles, comunes para todos, atractivos, temporales y específicos.

El deporte es un gran formador de personas integrales. No tengo duda que la creación de grandes deportistas incidiría directamente de manera positiva en tener una sociedad mejor y más justa, ya que estaría compuesta por grandes personas!

PdP: Has sido seleccionador de menores desde el 2005. Desde tu punto de vista, ¿de qué manera el participar en selecciones tanto autonómicas, nacionales… favorece la formación personal, deportiva… de los jóvenes jugadores de pádel?

Jon: Éstas son competiciones ideales para hacer ver a nuestros más pequeños que el equipo está por encima de las individualidades y es una manera perfecta para trabajar otro tipo de valores a nivel grupal como son el respeto, el compañerismo, la disciplina, la generosidad, el trabajo, la entrega, la lealtad, …

PdP: Cada vez más la figura del psicólogo del deporte está más presente en el mundo del pádel. Desde tu punto de vista, ¿Qué es lo que puede aportar este profesional al mundo del pádel?

Jon: Por suerte, la figura del psicólogo deportivo es una realidad hace ya un tiempo. En el deporte que nos ocupa, el trabajo regular del aspecto mental del jugador/a profesional, como un bloque más del entrenamiento, es fundamental, indiscutible e innegociable.

En otros ámbitos no competitivos pero sí formativos como es, por ejemplo, una escuela de club, aconsejaría, sin lugar a dudas, la intervención del psicólogo impartiendo una mínima formación sobre el equipo de técnicos y padres del propio club.

 

PdP: ¿Qué características, formación, experiencia… debería tener un psicólogo que realice su trabajo en el pádel?

Jon: A parte de una formación específica reglada en el ámbito del deporte, me gustaría pudiera tener algún tipo de experiencia como jugador/a de pádel a nivel competitivo, aunque sea a nivel amateur. De esta manera, interiorizaría todo lo que siente un jugador/a dentro de la pista y seguro que esto ayudaría en su trabajo con el jugador/a el día de mañana.

Ser humilde, cercano, deportivo, paciente y empático ayudaría a ganarse al jugador/a para obtener con diligencia el mejor partido a su labor.

PdP: Sabemos que el psicólogo tiene, desde su rol, un “papel psicológico”, pero es el entrenador el que mayor influencia psicológica tiene sobre sus jugadores. ¿Qué “papel psicológico” tiene el entrenador en el mundo del pádel?

Jon: Exactamente igual que el de un padre/madre/tutor con su hijo/a…

Un entrenador/a deberá estar adiestrado para saber mínimamente manejar las emociones de sus jugadores/as. Nunca entendería un entrenador/a sin ningún tipo de habilidad psicológica… ¿Os imagináis sus entrenamientos? ¿Y en la competición!?

PdP: Jon, y para terminar, ¿qué nos deparará el próximo Mundial de Pádel que se celebrará en Mallorca en octubre?

Jon: Ser espectadores de este Mundial será todo un lujo.

El bloque femenino es muy uniforme y de altísimo nivel. Seguramente vayamos a disfrutar de la mejor selección de todos los tiempos.

La selección masculina también es sobresaliente, muy competente, bastante más de lo que piensa la mayoría. Mi única misión será cuidarles y darles la confianza suficiente para sacar lo mejor de ellos mismos, que es mucho!!

Si fuera así, seguro renovaremos los entorchados conquistados hace 4 años!!

PdP: Muchas gracias por tu atención. Te deseamos lo mejor en tus futuros proyectos.

Jon: Gracias a vosotros por vuestra magnífica labor de difusión de nuestro deporte a través de la web, y gracias por hacerme partícipe con esta entrevista que obliga a uno, cuando menos, a pararse y a reflexionar, con todo lo que ello implica!

Entrevista realizada por David Peris Delcampo, en agosto de 2014

Video: Jon García-Ariño en el Mundial de Menores Argentina 2013.

Video: Jon García-Ariño y Martín Echegaray.