Vídeos


Blog

Los factores previos relevantes: Presentación del Castellón International Open del World Pádel Tour y “mochila psicológica”

PDFImprimirE-mail Sábado, 10 de Agosto de 2013 10:00

Ayer por la mañana (viernes 9-8-2013), en el Hotel Voramar de Benicàssim, justo al lado mismo de una playa paradisíaca repleta de gente, se ha llevado a cabo la presentación del “Castellón International Open”, trofeo “Castellón Spain”, décima prueba del circuito World Pádel Tour. En ella, estuvieron presentes la alcaldesa de Benicàssim Susana Marqués, el diputado provincial de deportes Luis Martínez, César Inglés, director general de World Pádel Tour, Paco Arrufat, responsable de la empresa Arrufat Sports (partner local) y los jugadores Jordi Muñoz (actual nº 13 del ránking mundial e imagen de este torneo) y Matías Nicoletti (Jugador nº1 de la Comunidad Valenciana y uno de los fijos en el cuadro principal del World Pádel Tour).

Todas las partes expusieron aquello que tenían que decir sobre el torneo: muy buena sede en un gran entorno, la tradición del pádel en Castellón, la buena organización del circuito, la necesidad de aportar el “gratito de arena solidario”, el sacrificio en la organización por parte de todos que se ve recompensado, las características de la competición… mensajes que describen un gran evento que vamos a disfrutar la próxima semana en las instalaciones del Club de Pádel 79 y en el Campo de Fútbol Municipal Torre de Sant Vicent ambos en Benicàssim.

Y la moderadora y responsable de comunicación de este evento (deportista local de gran prestigio internacional) le hizo dos preguntas desde mi punto de vista muy acertadas tanto a Matías Nicoletti como a Jordi Muñoz; y ambas tenía que ver con la responsabilidad. El primero por estar en su tierra (vive en Valencia, a escasos 70 km. de distancia, con condiciones de pista similares a las que entrena y juega habitualmente) y el segundo por ser (por primera vez) imagen del torneo representado por el cartel del mismo.

Ambas respuestas las enfocaron desde la prudencia pero sin renunciar al reto. Nicoletti habló de sentirse especialmente motivado por este torneo pero también desde el análisis de la realidad: condiciones parecidas a las que entrena todo el año. Daba la sensación de que se sentía a gusto y “sin tener un exceso de euforia” (para nada) la sensación que transmitía es que sabe que puede hacer un gran torneo.

Por su parte, Jordi Muñoz explicó que para él es un orgullo ser cabeza de cartel y, cuando se le preguntó sobre los objetivos del torneo (recordemos que en el último Paquito Navarro y él se metieron en semifinales cayendo en un ajustado partido ante los número 1 Díaz-Belasteguín quedándose a un paso de la final) siempre hablada del paso a paso, del ya se verá. Se veía que estaba a gusto y disfrutaba de la situación.

Ciertamente, hay factores externos a la competición que pueden tener un peso muy relevante en el juego. Sabemos que la humedad, el calor, la hora a la que se juega, el tipo de bolas, la rapidez de la pista… todo eso influye y en muchos momentos es relevante. ¿Pero el sentirse como en casa? ¿Y los éxitos anteriores? ¿Y la necesidad de tener que ganar o plantearlo como un reto? ¿o el tener que demostrar algo? ¿O la sensación placentera (o desagradable) que cada uno percibe de cada sitio?

De hecho, cada persona, cada jugador es un mundo y cada uno incorpora a lo que podríamos llamar “mochila psicológica” determinados factores que influyen en mayor o menor medida en el rendimiento. Una parte de esa “mochila” tiene que ver con lo que el jugador asocia o percibe del lugar donde va a tener que competir, con las sensaciones que se asocian al propio torneo. Aquí, las experiencias anteriores, la responsabilidad (o no) que quieran “meterse”… y es bueno tenerla en cuenta para optimizar el rendimiento.

De esta manera, buscando el máximo de cada uno, es adecuado conocer qué elementos pueden favorecer el rendimiento y qué otros pueden perjudicarlo, para aprovechar lo bueno y manejar adecuadamente lo no tan bueno.

Es decir, las condiciones, recuerdos, sensaciones… tienen cierta incidencia en la predisposición hacia un torneo, una competición, un partido. Es bueno manejarlo en pro de lograr el estado óptimo de funcionamiento (ni más ni menos, el óptimo). Y actos como la presentación, las condiciones del propio torneo, el trato de los organizadores, las facilidades de desplazamiento… influyen en esta “mochila psicológica” que llevan los jugadores a la hora de competir.

Por lo visto en la presentación del Castellón Internacional Open, Trofeo Castellón Spain, esta “mochila psicológica” que llevan los dos jugadores que estuvieron presentes, Jordi Muñoz y Matías Nicoletti es positiva, con muy buena predisposición hacia el torneo y viceversa. Todo suma (o resta). Además, si ambos con sus respectivos compañeros (Paquito Navarro y Jordi Muñoz; Peter Alonso y Matías Nicoletti) vencen en sus choques de dieciseisavos, se verán las caras en octavos de final.

Además, tenemos la tercera prueba junior. Una gran oportunidad para ver las firmes promesas de este gran deporte.

Veremos qué nos depara este apasionante torneo.

David Peris Delcampo, agosto de 2013

 

 

Video: Jordi Muñoz nos cuenta cómo afrontar los puntos importantes (grabado en la presentación del World Pádel Tour Castellón en Benicàssim).

 

Video: Matías Nicoletti nos cuenta qué hacer entre puntos (grabado en la presentación del World Pádel Tour Castellón en Benicàssim).

 

Importancia de las normas y los jueces en el funcionamiento psicológico en el pádel

PDFImprimirE-mail Martes, 06 de Agosto de 2013 12:22

Primera Semifinal Femenina del World Pádel Tour de Málaga 2013. El Martín Carpena lleno a rebosar para ver un intenso partido de pádel femenino entre dos de las tres mejores parejas (hasta la fecha en este nuevo circuito). Se enfrentan Patty Llaguno/Eli Amatriain contra las Gemelas Sánchez Alayeto. El primer set cae a favor de las primeras. El segundo set se define en el tie break. Intenso partido.

Con 3-3 en el tie break (el video está al final de este escrito) y tras un punto disputado, Mapi Sánchez Alayeto lanza su globo al cristal. Fruto de su lamentación y de su situación en la pista (con la espalda pegada al cristal detrás suyo) extiende sus brazos hacia atrás con lo que su pala, de ese mismo impulso, también golpea el cristal. Era el cuatro a tres a favor de Llaguno-Amatriain. De repente, y ante la sorpresa de todos, el juez de silla le “canta” un warning. Al ser el segundo del partido, pierde el punto (5-3 a favor de las primeras y las gemelas pierden el saque).

A partir de aquí, protestas y lágrimas (seguramente de rabia) por parte de las gemelas (las dos). Los dos siguientes puntos los ganan Patty y Eli (desde el punto de vista de los espectadores, parecía que las gemelas estaban ya “fuera” del encuentro). Y pierden también el partido.

Un gran partido de pádel que se recordará más por este warning, que por cualquier otra circunstancia.

Hace algunas fechas, en Barcelona, ocurrió también un percance (podéis ver el video al final de este escrito) que tiene que ver con una acción del juego y su posterior decisión arbitral. También polémica y, aunque distinta a la de esta vez, generó controversia y, al menos, que pensar.

¿Es más importante la polémica que el juego en sí? ¿De qué manera influye psicológicamente en los jugadores este tipo de situaciones? ¿Es posible generar el entorno adecuado para que los jugadores “sólo jueguen” y funcionen a su máximo nivel psicológico durante todo o la gran parte del partido? ¿Hasta qué punto las normas y las decisiones de los jueces influyen en el funcionamiento psicológico de los jugadores?

Cada personaje que participa de alguna manera en el pádel tiene su influencia en el funcionamiento psicológico de los jugadores. De esta manera, el entrenador, con su actuación, puede facilitar que sus jugadores estén más “metidos” en el partido. También (y como hemos comentado en distintas ocasiones), los preparadores físicos, fisioterapeutas, psicólogos del deporte… tienen su papel e influencia “psicológica” o mental en el juego y en los jugadores.

Los jugadores, obviamente tienen su responsabilidad, que es (entre otras) la de autocontrolarse y centrarse en el juego, independientemente de factores externos. Obviamente, cuando se juegan mucho y aparecen “elementos extraños”, imprevisibles, y más en momentos muy clave (como el vivido el sábado pasado) es mucho más difícil mantener ese necesario equilibrio psicológico que favorece al juego y también al espectáculo de este gran deporte que no para de crecer. Ciertamente, los jugadores/as tienen un gran desgaste físico y psicológico con el fin de mantenerse el mayor tiempo posible al más alto nivel durante todo el partido, y un “elemento extraño” dificulta mucho el poder seguir manteniendo este alto estado de funcionamiento y de “estar metidos al 100%” en el partido (aunque sabemos que pueden adquirir estrategias psicológicas para ello pero…)

También, los jueces y las normas tienen su papel fundamental en este sentido. Lo ideal sería (aunque sabemos de la labor difícil que tienen en ocasiones) que “no se hablara de los árbitros”, es decir, que su protagonismo quedara relegado al mínimo; y fueran los jugadores los que realmente acabaran el partido siendo los protagonistas, por su juego, por sus puntos espectaculares, por su comportamiento que genera imitación entre los seguidores jóvenes y no tan jóvenes.

¿Cómo pueden las normas y los jueces favorecer el buen funcionamiento psicológico de los jugadores? De distintas maneras:

- Ofrecer unas normas claras, aceptadas por todos y que sean “justas”, estables y coherentes: para ello es necesario que todos las conozcan, sean de fácil aplicación y se entiendan como “justas”, solucionando problemas antes de que ocurran y aporten soluciones a los conflictos que puedan surgir. En principio, el reglamento del pádel cumple esa función pero, ¿es suficiente? ¿hay “normas no escritas” que están sujetas a cierta interpretación?

- Favorecer el “sentido del juego”, con el fin de que los jugadores “jueguen”: lo más importante en un deporte es que se juegue con fluidez. Las normas sirven para proteger al juego y a los deportistas. Al menos eso es lo que me dijo un famoso árbitro internacional de fútbol, también aficionado al pádel (y psicólogo además) que aplicaba esta máxima a todas sus actuaciones. Estoy totalmente de acuerdo.

- Reducir la incertidumbre: es decir, que la interpretación sea clara y fácil, evitando conflictos y, si los hay, dar una rápida solución a ellos en base a las normas, con la menor interpretación subjetiva posible. Si la normativa ofrece cierta interpretación al respecto (por ejemplo cuándo se dan “dos más” y cuando no; o cuándo la bola es buena o mala si da en el canto del cristal…), al menos ser lo suficiente coherente y constante en todas las decisiones (y en todos los jueces de un torneo, circuito…) para que los jugadores sepan a qué atenerse.

- Dar importancia siempre a los jugadores: recordemos que los verdaderos protagonistas del juego son los deportistas. El que la normativa y el juez esté en “segundo plano” (incluso en situaciones complicadas), actuando en momentos “clave” para facilitar el buen funcionamiento (también psicológico) del juego, es una tarea a veces complicada pero fundamental.

En el caso de la primera semifinal femenina parece evidente que la aplicación de la norma perjudicó seriamente al funcionamiento psicológico, al juego y al partido. Es más, seguramente nadie de los asistentes se esperaban que aplicara un warning por una acción que pasó desapercibida para la gran mayoría de espectadores (aunque quizás interpretando de alguna manera el reglamento podría ser así, y el juez lo hizo con toda su mejor intención para cumplir la norma). Cuando todos estaban disfrutando de un gran partido de pádel femenino, viene esa decisión que, según opiniones, no está nada clara. Es más, existen muchos comentarios que califican de desacertada esa importante decisión.

Obviamente, no es fácil la función de juez. Y también hay que estar en la piel del árbitro en cada momento para saber qué ha ocurrido durante cada partido. Y es cierto que todo el mundo se puede equivocar (los jueces también), como también puede acertar (esto forma parte de la condición humana). Pero parece claro que lo ocurrido el pasado sábado (decisión incomprensible para muchos) influyó en el funcionamiento psicológico de Mapi y Majo y fue determinante para el desenlace del partido.

El “trabajo psicológico” de los jueces, tanto para autorregularse y “pasar desapercibidos” como para “entender el juego” y facilitar que jugadores y jugadoras funcionen bien es fundamental para el desarrollo de este gran deporte. Si en cualquier liga o torneo de club (federado o no federado) es básico para el buen funcionamiento del campeonato tener unas buenas normas y alguien que las cumpla con “justicia”, imaginemos al más alto nivel…

Todos deben tener en cuenta estos aspectos y, desde luego, los que tienen que impartir justicia también. Seguramente, y en vista de las mejoras constantes del circuito, estos dos casos mencionados serán tenidos muy en cuenta para mejorar y hacer del pádel un deporte cada vez más grande.

Por cierto, en el World Pádel Tour de Málaga volvieron a ganar los nº1, tanto en categoría masculina como en femenina. ¿La propia competición pone a cada uno en su sitio? Hablaremos de ello en el futuro. Enhorabuena y gracias a los campeones y a todas las parejas, entrenadores, jueces, responsables organizativos, demás técnicos… que hacen que este deporte sea cada vez más apasionante.


David Peris Delcampo, agosto de 2013

 

 

Video: Tie Break primera semifinal femenina entre Llaguno-Amatriain y las Gemelas Sánchez Alayeto, con momento conflictivo con 3-3. (Fuente: AngeliKa2212)

 

(Fotografías cortesia web www.worldpadeltour.com).

 

Video: Jugada conflictiva y desenlace posterior en la final del World Pádel Tour Barcelona 2013 entre Díaz-Belasteguín y Lima-Mieres (fuente www.padel1.com).

 

 

Página 23 de 30